OPINION
Volver
Gas natural en el transporte: El combustible del mañana, hoy

   Días atrás tuve la oportunidad de asistir y participar en LNG17, el mayor evento mundial del gas de 2013. El gas natural licuado (GNL) es una parte cada vez mayor de la industria del gas natural y es especialmente relevante hoy en día debido a la creciente demanda mundial de combustibles para el transporte. En la conferencia, estaba claro para mí que el GNL es una prioridad no sólo para Shell, sino también para toda la industria, debido a su potencial para proporcionar beneficios económicos y ambientales reales a la industria del transporte en camiones, trenes y barcos.

   Por alrededor de 50 años, el GNL se ha utilizado como fuente de energía para la generación de energía en las ciudades, pero las nuevas tecnologías y el aumento de la demanda ha inspirado a Shell a invertir en GNL para el transporte. Recursos de todo el mundo, especialmente en América del Norte, son abundantes, pero la oferta está creciendo mucho más rápido que la demanda. Es responsabilidad de la industria la construcción de la infraestructura y el desarrollo de tecnología innovadora para utilizar esta fuente de energía en todo su potencial.

   Uno de los beneficios clave del GNL para el transporte es su impacto sobre el medio ambiente. Cuando se compara con el diesel convencional, el GNL utilizado en vehículos tiene el potencial de reducir las emisiones. El GNL de Shell se adhiere a las estrictas directrices de la Organización Marítima Internacional (OMI) para reducir las emisiones locales en las zonas de control de emisiones de azufre, y puede ayudar a cumplir con una amplia gama de requisitos ambientales, tales como la reducción de partículas y óxidos de nitrógeno (NOx). La disminución de las emisiones de carbono que posibilita el GNL ofrece un mayor rendimiento de los camiones y ayuda a las empresas a cumplir con la legislación ambiental.

   El GNL como combustible para el transporte también tiene el potencial de proporcionar importantes ahorros de costes de combustible a los propietarios de flotas comerciales. Durante la última década, el precio del diesel en los Estados Unidos aumentó en promedio un 12 por ciento por año, colocando una pesada carga económica sobre las empresas que dependen en gran medida de flotas de camiones de largo recorrido. Para estos operadores de camiones que enfrentan una situación económica difícil, usando GNL en vez de diesel pueden reducir los costos de combustible en casi un tercio. Los motores de gas natural licuado además contribuyen a reducir el ruido hasta en un 50 por ciento, lo que puede contribuir a mejorar el bienestar del conductor y una mayor utilización de la flota en las zonas restringidas de contaminación sonora.

   Debido a los beneficios económicos y ambientales, estamos trabajando para ampliar nuestra red de carga de GNL en América del Norte, en los Grandes Lagos, la costa del Golfo y el Corredor Verde de Canadá. Además, nos estamos asociando con TravelCenters de América para proveer GNL para los operadores de camiones a través de los Estados Unidos, y trabajamos con ciertas estaciones Shell de Flying J para desarrollar paradas de camiones a GNL en Canadá.

   También estamos trabajando con socios para desarrollar nuevos equipos y tecnologías con el objetivo que los vehículos puedan funcionar con gas natural licuado. Por ejemplo, Shell firmó un acuerdo con Mack y Volvo para implementar el GNL como una opción de combustible para los camiones. La colaboración tiene como finalidad una mayor adopción de los camiones de GNL y forma parte de nuestra más grande estrategia de GNL para el transporte.

   En el transporte marítimo, el GNL también ha cobrado impulso en los últimos dos años con varios puertos de Europa suministrando gas natural licuado para uso marítimo. Shell ha lanzado recientemente una barcaza impulsada enteramente por GNL en el río Rin, en Rotterdam. El Green Stream, que viajará a lo largo del Rin, a través de los Países Bajos y Alemania durante los próximos meses, es la primera iniciativa de este tipo para Shell y la industria marítima interior. Estamos invirtiendo en gran medida en el GNL para el sector marino, porque creemos que la demanda crecerá rápidamente a medida que los estrictos lineamientos de emisión o áreas de control de emisiones (ECA) siguen siendo aplicadas en América del Norte y Europa Occidental.

   Un abundante suministro de gas natural convierte al GNL en un combustible asequible y competitivo para el transporte, que tiene además importantes oportunidades de reducción de emisiones. Sin embargo, la industria tiene que trabajar en conjunto para utilizar los suministros de gas natural disponibles y desarrollar GNL para camiones, barcos y trenes.

   El GNL es un combustible del futuro - y está disponible ahora.

           

Por Maarten Wetselaar, Vicepresidente Ejecutivo de Gas Integrado para Shell.

AOL Energy

23 de Abril de 2013

     
 









QUIENES SOMOS       PUBLICIDAD       CONTACTO       INICIO
Copyright 2010 GNV Magazine | Todos los derechos reservados.