OPINION
Volver
El mercado minorista de gas natural vehicular en Colombia

   A pesar de algunos intentos de la industria para impulsar la demanda del mercado de Gas Natural Vehicular (GNV), los crecimientos de demanda de este combustible, en los últimos años, son moderados en Colombia, no obstante sus beneficios económicos y ambientales frente a los combustibles líquidos.

   Todos los agentes de la cadena productiva de gas natural, con el apoyo del Gobierno, se han puesto de acuerdo, como sucedió en el 2009, para incentivar la demanda de GNV. Por ejemplo, en este periodo, los productores, transportadores y distribuidores de gas natural subvencionaron a los nuevos usuarios la reconversión de vehículos de combustibles líquidos a gas natural, impulsando la demanda, pero solo de forma transitoria.

   El uso de gas natural en el 2010 representó aproximadamente la cuarta parte del consumo energético a nivel mundial, y la producción de gas, según información de la Agencia Internacional de Energía, se duplicará entre el 2000 y el 2030. El auge de esta fuente energética destaca la importancia de analizar el funcionamiento del mercado minorista de gas natural vehicular en Colombia, servicio que se empezó a prestar en el país desde el 2000 y sigue siendo altamente concentrado.

   El índice Herfindahl-Hirschman para el periodo comprendido entre el 2009 y el 2011, para este mercado, osciló entre 2.300 y 3.200, lo cual representa un nivel alto de concentración. Según referentes internacionales ( la Comisión Federal de Regulación de Estados Unidos) se considera un mercado altamente concentrado cuando este índice está por encima de 1.800.

   Aún la demanda sigue siendo baja en el país: el consumo de GNV sobre el total del transporte representó alrededor del 6 por ciento del consumo de combustibles en Colombia para el 2012. Se espera que para la presente década tenga tasas de crecimiento del 3 por ciento anual, impulsado por la mayor producción de shale gas en Estados Unidos, que podría masificar la producción de vehículos con este combustible.

   Cuando se analizan los mark- up de beneficios por grupos económicos para los ocho grupos económicos que se identifican para el área metropolitana de estudio y el resto de estaciones independientes, se agrupa en uno solo; este mark-up oscila entre el 38 y el 41 por ciento, mostrando la existencia de poder de mercado, puesto que aún queda un margen excedente después de cubrir los costos fijos, la rentabilidad y la inversión en una estación de servicio.

   Se observa la configuración de un líder en la industria, el cual tiene la mayor participación en el mercado y, al mismo tiempo, el mayor mark-up y trata de imponer el precio durante gran parte del periodo estudiado. Esta característica es típica en este tipo de mercados oligopólicos, como lo sugiere la teoría económica, además de presentar algunas guerras de precios, aunque de carácter transitorio.

   Los principales resultados en esta investigación permiten concluir que la industria es altamente concentrada, además de encontrar evidencia de poder de mercado, donde la empresa líder y la gran mayoría de compañías del sector tienen mark-up de beneficios cercanos al 40 por ciento, que permite a los agentes cubrir sus costos fijos y obtener una rentabilidad superior a la de un mercado competitivo.

   Si bien el análisis se trata de una ciudad en Colombia, la gran mayoría de capitales del país funcionan bajo una estructura muy similar y, por tanto, surgen algunas preguntas interesantes que ayudarían a una asignación más eficiente de los recursos, en el sentido de cómo incentivar la competencia en este tipo de industrias, sin dejar de lado la masificación del uso del vehículo eléctrico, y destacando las propiedades ambientales y los importantes ahorros que significa usar el GNV; además, de cómo promover una mayor simetría en la información del sector, por ejemplo exigiendo la publicación periódica de los precios minoristas de GNV y otros combustibles en todas las EDS del país, en una base de datos centralizada a la cual tengan acceso los organismos de regulación y control, y todo el público en general, como se hace en Canadá.

                    

Por John Jairo García, Ph. D y Profesor de Economía en la Universidad de Administración, Finanzas y Tecnología (EAFIT). En colaboración con Hermilson Velásquez

Portafolio.co

21 de Agosto de 2013

     
 









QUIENES SOMOS       PUBLICIDAD       CONTACTO       INICIO
Copyright 2010 GNV Magazine | Todos los derechos reservados.