ENTREVISTAS
Volver
Entrevista con Luis Juanicó

   El doctor en Ingeniería Nuclear e investigador de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y el CONICET, Luis Eduardo Juanicó, aseguró en nuestro programa que a la Argentina sólo le falta una firme decisión política del gobierno nacional para hacer realidad la reconversión del transporte pesado y de pasajeros a Gas Natural Comprimido.

   Según el científico, quien ha presentado una propuesta sobre la materia a la Secretaría de Energía de la Nación hace dos meses, el país cuenta con importantes ventanas de oportunidad tanto a nivel tecnológico como económico para llevar a cabo dicha iniciativa.

   Las empresas argentinas del sector han tenido un exitoso desarrollo de las tecnologías locales en reconversión de vehículos particulares, con condiciones de competitividad  e idoneidad únicas en el mundo, lo cual transforma al país en líder en número de vehículos abastecidos con este combustible alternativo. Paradójicamente, somos la única nación que, pese a contar con una gran industria del GNC, su penetración no ha llegado aún al sistema de flotas de transporte de carga y pasajeros.

   Mientras Estados Unidos, Canadá, Italia y Paquistán convierten fundamentalmente sus colectivos y camiones, nosotros hacemos lo propio sólo con los automóviles particulares. Esto se debe a la ausencia de un proyecto estratégico en la materia en el plano gubernamental, y al consecuente abandono de cada ciudadano a su iniciativa individual.

   La puesta en marcha de un plan de transformación del transporte pesado y de pasajeros a GNC requiere consensuar acciones entre los distintos actores involucrados y, especialmente, un Estado que genere incentivos y certidumbre a quienes deben realizar las inversiones necesarias.

   Por ejemplo, el investigador nos comentó que tiempo atrás tuvo la oportunidad de visitar distintos referentes de la industria, como la empresa argentina líder mundial en producción de cilindros Inflex, con plantas en San Luis y Córdoba, la cual cuenta con hornos de tratamiento químico para tanques de 90 litros porque es lo que requiere el mercado actual de vehículos particulares, mientras que un horno para tanques más grandes costaría entre tres y cuatro millones de dólares y no existe demanda local para ello.

   En Siderca, donde se hacen los tubos sin costura, materia prima de los cilindros para GNC, también le aseguraron a Juanicó que podrían producir cilindros de 500 litros y 12 metros de largo que resolverían el problema con sólo tres tanques en el colectivo. Asimismo, los fabricantes de chasis Marco Polo y El Detalle, acordaron con su propuesta pero también destacaron que necesitan acuerdos especiales, como ser ordenes de compra por 1.000 o 5.000 unidades, para invertir con cierta previsibilidad y rentabilidad en un diseño particular para cilindros de GNC.

   Obviamente las empresas piensan dos veces antes de hacer una inversión unilateral de tal envergadura. Por lo tanto, el principal inconveniente consiste en la inexistencia de una escala de producción al respecto como consecuencia de la falta de decisión oficial.

   Para el Dr. Juanicó, multipremiado especialista en eficiencia energética, esta situación se ve agravada por la matriz energética que detenta la Argentina en la actualidad. La misma se caracteriza por una fuerte dependencia del gasoil, lo cual obliga al Estado Nacional a gastar aproximadamente 1.500 millones de dólares por año en subvenciones a empresas de transporte, especialmente de Buenos Aries y Capital Federal, para que adquieran este carburante más barato y evitar así una marcada suba en el precio del boleto.

   Este gasto se convertiría en inversión si las autoridades competentes decidieran la transformación de las flotas existentes a Gas Natural Comprimido, proceso que llevaría alrededor de uno o dos años solamente según el esquema utilizado, a la vez que permitiría un mayor ahorro de recursos públicos con motivo de la eliminación de los subsidios mencionados. También produciría efectos positivos a nivel ecológico y mejoras en la calidad de vida de la sociedad. Además, el gas natural no es un commodity, es un recurso natural de origen y precio nacional.

   Por último, el doctor Juanicó expresó su intención de ser parte de la solución que requiere nuestro país en el tema energético, en su condición de miembro de la comunidad científica argentina, porque esta problemática no es privativa de un partido político, ni de un gobierno determinado, sino de la sociedad en su conjunto. Por eso, resulta indispensable la definición de una política de Estado e iniciativas de carácter colectivo en la materia.

     
 









QUIENES SOMOS       PUBLICIDAD       CONTACTO       INICIO
Copyright 2010 GNV Magazine | Todos los derechos reservados.