ENTREVISTAS
Volver
Entrevista con Diego Goldin

   Elegido para dirigir la NGV Global –la principal entidad del sector del gas natural comprimido (GNC) a nivel mundial–, Diego Goldin no sólo considera dicha designación un gran honor personal, sino también un reconocimiento a tantos años de dedicación y esfuerzo en un proyecto que nació en la Argentina y se ha extendido, literalmente, a todo el planeta. “Este nombramiento reconoce los logros del programa de GNC argentino, producto de varios factores que interactuaron para producir esta realidad. Nuestro proyecto de GNC tuvo la particularidad de iniciarse con un planeamiento a largo plazo (un horizonte a 10 años) y desde una empresa pública (Gas del Estado), pero en colaboración con el sector privado industrial y consumidor”, explica.

   Además de invertir en investigación y desarrollo, apunta que el sector privado local salió a ganar mercados en el mundo, hasta llegar a ser líder en todos los sectores. “ La Argentina demostró que el gas natural podía pasar de ser un combustible alternativo a una alternativa de combustible, con grandes beneficios sociales, económicos y ambientales frente a los líquidos. Justamente son esos tres pilares los que definen la sustentabilidad del proyecto a nivel global”, asegura.

   Según sus palabras, en su flamante cargo tendrá como meta seguir contribuyendo al desarrollo del uso de gas en el transporte. “Poseemos para ello un plan estratégico, que incluye colaborar en la redacción de normas y reglamentaciones, cooperar con los gobiernos que deseen implementar el uso de este combustible y fomentar el desarrollo y el intercambio tecnológico, entre otros puntos”, enumera.

   Una gran herramienta para lograr esos objetivos, agrega, es la organización de las conferencias bianuales de NGV Global, el mayor evento del rubro, junto con diversos seminarios, talleres y paneles de discusión. “Uno de los factores más importantes del éxito en cada nación es la presencia activa de las asociaciones sectoriales. Claro ejemplo de ello es la Cámara Argentina de GNC, miembro pleno y fundador de NGV Global en 1986, que ha tenido una marcada influencia en estos casi 30 años de existencia. Tuve la suerte de ser el delegado argentino en esa reunión fundacional en nombre de Gas del Estado”, recuerda.

                                          

¿Cómo definiría el presente del GNC a escala mundial?

             

   La industria del gas natural en el transporte presenta una actividad nunca antes vista. Cada vez más países eligen adoptar este combustible, aprovechando sus ventajas comparativas frente a los tradicionales.

   Estas ventajas dan para hablar varias horas, pero intentaré resumirlas en unos pocos conceptos. El gas natural es de por sí mucho más barato que los combustibles líquidos, por sus condiciones intrínsecas; esto siempre fue así. Tal característica se ha visto ahora potenciada gracias a los desarrollos tecnológicos que permiten aprovechar las vastas reservas de yacimientos no convencionales.

   Obviamente con el aumento de reservas, el precio se mantiene bajo y produce un “desenganche” entre el valor del commodity gas natural y el petróleo. Mientras que el crudo se cotiza cerca sus máximos históricos, el fluido está próximo a sus niveles mínimos. Este precio diferenciado hace que muchos países que desangran sus presupuestos con subsidios a los combustibles para mantener sus costos de transporte bajos ahora puedan modificar sus matrices energéticas gracias al gas natural.

   Otra particularidad del gas es que las reservas mundiales, además de ser mucho más grandes que las de petróleo, están mucho más distribuidas. Esto permite que muchos países vayan logrando una independencia energética que antes parecía imposible.

                                                               

¿Y qué hay de los beneficios ambientales?

           

   Son de suma importancia, y están siendo cada vez más reconocidos y apreciados. Los vehículos a gas producen cerca de un 25% menos de gases de transporte y reducen casi a cero los contaminantes nocivos, incluyendo las partículas de combustión de los otros combustibles pesados.

   Quiero resaltar que no sólo se usa el gas natural como GNC, ya que se está produciendo un desarrollo constante en el uso como gas natural licuado (GNL). De esta forma, se está avanzando sobre los transportes pesados de larga distancia, los barcos y ferrocarriles. Incluso Boeing ha desarrollado un concept plane a GNL.

   La ampliación de la oferta del gas natural, los avances tecnológicos en la licuación del fluido y las ventajas ya mencionadas nos dan la oportunidad de un crecimiento exponencial de la industria mundial, que traerá amplísimos beneficios sociales y ambientales. Y éstos se potenciarán aún más con el desarrollo en marcha del uso del biometano (la producción de gas natural a partir de desechos urbanos y agrícolas), que transforma verdaderos pasivos ambientales en combustibles que permiten un transporte neutral en carbono.

   El desafío es continuar creciendo dentro de un marco normativo y regulatorio que siga garantizando la seguridad pública. Ese marco lleva también a una presencia cada vez mayor de las terminales automotrices en la oferta de vehículos a gas. De ahí la importancia que le damos en NGV Global a la participación en todos los organismos de normalización y regulaciones (ISO, UN, OIML, etcétera).

                       

¿Cuáles son las particularidades que exhibe el mercado argentino?

       

   La Argentina sigue siendo referente en el mundo por su programa de GNC. En el país hay quienes a veces hablan de un retroceso o estancamiento de la industria. Sin embargo, las cifras de conversiones, que se ubican en un promedio de 10.000 nuevas unidades al mes en los últimos dos años, son la envidia de muchos países. Obviamente, si se comparan estos números con los récords de 30.000 unidades mensuales de 2002 y 2003, parece poco. No obstante, son cifras significativas.

   Queda todavía la asignatura pendiente del uso de gas en el transporte pesado, que sin duda se irá incorporando gradualmente. Es en este único segmento donde la Argentina está relegada, ya que en muchos países desarrollados se usa GNC en camiones y ómnibus desde hace varios años, con excelentes resultados.

   Hoy somos exportadores de tecnología de última generación para la utilización de GNC en vehículos modernos. Estos equipos de inyección de gas y el desarrollo de los nuevos vehículos han permitido reducir sustancialmente el consumo específico de gas por vehículo, reduciendo así el volumen de gas destinado a GNC, a pesar del aumento de conversiones. Aun con el reacomodamiento de los costos del gas en boca de pozo, la diferencia de precios entre el GNC y los líquidos se mantiene a un nivel que justifica con creces la adopción del gas. Es más, hoy en día el GNC es un excelente negocio para toda la cadena, desde los productores gasíferos hasta los usuarios, pasando por todos los actores de la industria e incluso el Estado nacional.

                           

¿Qué expectativas despierta el incipiente negocio del shale gas?

            

   El shale gas argentino ofrece un horizonte casi ilimitado de recursos que permitirán continuar y ampliar el desarrollo nacional. El GNC y el GNL posibilitarán ventajas competitivas para toda la industria, el agro y la población en general, que contará con transporte económico, limpio y seguro. Adicionalmente, mejorará el nivel de vida de los centros urbanos, gracias a sus enormes beneficios ambientales.

                                                           

Revista Petroquímica Petróleo, Gas y Química

18 de Abril de 2013

     
 







QUIENES SOMOS       PUBLICIDAD       CONTACTO       INICIO
Copyright 2010 GNV Magazine | Todos los derechos reservados.